Seguidores

lunes, 2 de noviembre de 2015

"AGRUPACIÓN DE PESCA DE RECREO DE GALICIA"

REUNIÓN EL 7 NOVIEMBRE A LAS 16H EN SANTIAGO "AGRUPACIÓN DE PESCA DE RECREO DE GALICIA"


¡¡¡COMPARTIRLO!!!REUNIÓN DÍA 7 DE NOVIEMBRE SECTOR PESCA DE RECREO, SÁBADO DE 16H-18H, EN POLÍGONO DEL TAMBRE (SANTIAGO), EN LOCAL CON BUEN AFORO EN "EL DONUTS" QUE HAY ENTRANDO EN EL POLÍGONO, SE VE EL LETRERO CON CLARIDAD A MANO DERECHA SIGUIENDO LA CARRETERA DE ENTRADA AL POLÍGONO. GRACIAS A A SU DUEÑO Y A OTROS COMPAÑEROS QUE TAMBIÉN OFRECIERON SUS LOCALES EN CASO DE NO APARECER NADA. RECORDAD, LA UNIÓN HACE LA FUERZA. MOVILIZAR TODOS LOS CLUBES Y TIENDAS QUE TENGAIS A MANO. ESPERO TAMBIÉN QUE ESTÉN PRESENTES LAS FEDERACIONES, SERÍA BUENO PARA ÉLLOS Y PARA EL SECTOR. NOS VEMOS EN UNOS DÍAS.  GRACIAS !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!




Os dejo también el gran artículo publicado por La Voz de Galicia sobre la situación de las poblaciones de lubina en la UE:
S.O.S. Lobitas.Desde enero de 2015 se vienen aplicando medidas de emergencia para la protección de las poblaciones de lubina del Atlántico medio norte europeo (Irlanda, UK y Canal) y actualmente la UE se está planteando tomar decisiones para proteger a las poblaciones del resto de Europa. La raíz de la toma de decisiones está en determinadas características biológicas y conductuales de esta especie.Dicentrarchus labrax (Linn. 1758) es el nombre científico de la lubina, robaliza, róbalo, seabass, etc., aunque a mí me gusta llamarla “lobita” (loup de mer en francés). El nombre vernáculo en griego es lavraki que expresa: “la suerte percibida por un pescador que atrapa este pez”. Esta expresión se debe a que la lubina es hermosa, astuta y luchadora, de ahí su gran interés deportivo, y por su sabor único, suntuoso y delicado que es muy apreciado en la cocina. Es tan hermosa como delicada, deteriorándose fácilmente si no se pesca con anzuelo.Esta especie soporta un amplio rango de salinidades (eurihalina). Por ello, su hábitat se extiende desde aguas libres costeras, a más de 100 metros de profundidad, hasta los estuarios y las desembocaduras de los ríos. De adulta se alimenta fundamentalmente con invertebrados (crustáceos, cefalópodos) y peces. Su hábito alimentario es diurno y despliega gran actividad trófica al amanecer y al atardecer. Es un pez de crecimiento lento y larga vida, pudiendo superar el metro de longitud y los 15 kilogramos de peso, para lo que necesita vivir más de 15 años. Aunque es euriterma (soporta temperaturas entre 5 y 28ºC) la velocidad de crecimiento y la madurez sexual dependen en gran medida de la temperatura, desarrollándose bien a partir de los 18 ºC y rápido a partir de los 23 ºC. En nuestras costas atlánticas tarda una media de 4 a 5 años en alcanzar la madurez sexual y se reproduce una vez al año. Pocas robalizas alcanzan la madurez sexual a los 42 centímetros y escasas con la talla mínima legal de 36 cm. Solo si la talla mínima legal fuera de 48 cm la mayoría tendría la oportunidad de madurar y desovar al menos una vez antes de ser capturada. La fertilidad aumenta significativamente con el tamaño, de forma que una robaliza de 80 cm produce más de 14 veces la puesta de una de 40 cm. Así, el tamaño de la puesta si pesa unos  800 gramos ronda los 230.000 huevos, alcanzando los 3,3 millones cuando pesa 6 kg. Es decir, con la edad se hace más fértil, de más calidad es la puesta y, en consecuencia, más contribuye en la formación de la generación siguiente. A pesar de estas cifras no se considera una especie prolífica, por lo que tarda en madurar y por realizar una sola puesta al año. El déficit de puesta puede compensarlo parcialmente aumentando el potencial reproductivo gracias a que es una especie hermafrodita protándrica, es decir, son machos al nacer hasta que con la edad la mayoría se convierten en hembras maduras (lubinas). Algunos individuos actúan toda su vida como machos (róbalos). Como en todas las especies ovíparas la mortalidad natural es intensiva en las primeras etapas de vida.Para que la fecundación sea efectiva, antes de realizar la puesta, las lubinas se reúnen formando grandes cardúmenes en determinadas áreas, conocidas como zonas de reproducción. La duración y las fechas del período de agregación dependen de las condiciones ambientales ocurridas en cada zona, pero suele darse entre principios de invierno y la primavera, aunque puede extenderse hasta junio.Para gestionar y predecir adecuadamente como va a evolucionar la población de una especie en explotación es fundamental conocer año a año como evoluciona el stock de la biomasa reproductora y la tasa de mortalidad (natural o debida a la pesca). Los científicos poseen métodos de muestreo que permiten estimar el tamaño y la calidad del stock con cierta precisión. La tasa de mortalidad por captura se obtiene a partir de los registros de los desembarques. El problema reside en qué medida estos registros son fiables, pues las estadísticas oficiales pueden desviarse significativamente de la realidad. En algunos casos se comprobó que se registraba menos del 20% de las capturas reales. Esto es debido a que la normativa de muchos estados de la UE no recoge de manera explícita la obligatoriedad de declarar todo tipo de desembarques y que el esfuerzo pesquero es difícil de cuantificar por ser habitualmente una pesca minoritaria y difusa. Por ejemplo, en UK la pesca de lubina recae fundamentalmente en embarcaciones de menos de 10 metros, las cuales no tienen que declarar o anotar capturas inferiores a 50 kilogramos.   Las asociaciones de pescadores deportivos y grupos ecologistas de toda la UE, por mediación de la Comisión de la UE, consiguieron persuadir a los Estados miembros para que aceptaran una serie de medidas de emergencia dirigidas a salvar la población de lubina a aplicar en el año 2015 al norte del Golfo de Vizcaya. Una de ellas es la prohibición de la pesca de arrastre pelágica durante el período de agregación (de 1 enero a 31 de abril). La idea principal es proteger la población antes y durante el desove para asegurar la puesta y, secundariamente, conseguir una reducción de un 25% de las capturas totales. Otra medida importante fue reducir el cupo de capturas para la pesca deportiva a tres piezas por pescador y día, y limitar la captura mensual de los buques durante el resto del año según cada arte de pesca. Dado que en poblaciones fuertemente explotadas el porcentaje de hembras que se reproducen por primera vez es una parte fundamental del stock reproductor, se decidió aumentar el tamaño mínimo de referencia legal a 42 centímetros, tanto para la pesca comercial como la deportiva. Además, Irlanda dictaminó el cierre (el 31 de diciembre de 2015) para toda la pesca comercial de lubina en aguas de su competencia y UK no descarta imponer medidas específicas en 2016 si la UE no actúa correctamente.De momento no sabemos la repercusión de las medidas de emergencia tomadas para el 2015, ni si se mantendrán, reducirán o endurecerán en años venideros. El pronóstico más optimista -elaborado por el Comité Científico, Técnico y Económico de la Pesca (CCTEP) y la Comisión de la UE- es que los recortes reducirán alrededor del 40% de los desembarques medios “reconocidos” en la zona afectada para el período 2010-2013 (de 5.668 a 3.465 toneladas). Sin embargo, según el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (ICES), con esta reducción aún se estaría muy lejos de conseguir la explotación sostenible de esta especie. Para evitar la necesidad de instalar la veda total, ICES advierte que sería necesario que este año se redujeran las capturas el 80% (1.155 toneladas) y que en 2016 se mantenga la veda durante el período de desove y se reduzcan las capturas a 541 toneladas (1).Además de tomar medidas de emergencia, es recomendable diseñar un plan de vigilancia continuo -con una toma de datos precisa sobre stocks, capturas y otras características poblacionales- que permita realizar una buena gestión a largo plazo de las poblaciones de lubina. En esta situación, es completamente insostenible permitir la extracción y venta comercial de una especie a punto de desovar. Por ello, se debería establecer la veda durante el período de agregación y puesta ajustado a las condiciones ambientales de cada región, indicando las fechas del período y las zonas prohibidas año a año.Frente a un recurso con tan alto valor deportivo y culinario, sobre todo si la población está en peligro, solo se debería permitir la pesca con métodos sostenibles, con anzuelo en línea, caña o palangre. Únicamente de esta forma se puede limitar las capturas a las tallas establecidas, asegurando la oportunidad de madurar y desovar al menos una vez en su vida a cada lubina antes de ser capturada, y evitar los descartes al poder liberar la presa con una alta esperanza de supervivencia. Si se permitieran otras artes de pesca comercial es inexcusable aumentar el tamaño de la malla de la red y establecer cupos por campaña para todo el esfuerzo pesquero y diarios por embarcación (e.g. máximo 1,5 toneladas por embarcación y día). Mientras los primeros garantizan la sostenibilidad de la población, los segundos, administran la explotación equitativa del recurso entre embarcaciones y evitan la tentación de utilizar sistemas de captura inadmisibles, por poco sostenibles o incluso prohibidos, cuando se localizan  cardúmenes copiosos. Cuesta entender que existan límites admisibles de captura de especies pelágicas muy abundantes como sardina, jurel, xarda, etc., y no existan para especies minoritarias, más nobles y económicamente mucho más valiosas por sus características culinarias y deportivas como la lubina o el sargo.Salvar del colapso a la población de lubinas es salvar puestos de trabajo en el sector comercial y de la pesca recreativa. En Francia y UK la pesca deportiva, con la robaliza como especie emblemática, tiene una repercusión económica muy superior al sector comercial (2). Es necesario tener en cuenta que más del 80% (alrededor de 100.000 toneladas al año) de las lubinas consumidas en la UE proceden de piscifactorías, como las instaladas en aguas de Andalucía, Canarias o Galicia. Quizás estos dos aspectos expliquen la diligencia mostrada esta vez por la Comisión Europea en establecer medidas de emergencia para la protección de esta especie.Por último, aunque la disposición de momento no nos afecta(3) , ante la manifiesta reducción mantenida de los stocks durante los últimos años, la administración debería  tomar medidas preventivas antes de llegar a una situación crítica de la población ibérica de nuestra icónica lubina. En este sentido, vigilar y hacer cumplir la ley poniendo multas, incluso castigos ejemplares, es necesario pero no es suficiente para proteger una especie. Pues de poco sirve poner multas, a algunos mal llamados  “pescadores deportivos”, por depredar ejemplares de lubina inmaduros, si no existen límites de captura para la pesca comercial. Es necesario subrayar que poner límite a la pesca comercial no es sinónimo de pérdida de poder adquisitivo. La cotización de un bien apreciado como la lubina silvestre responde claramente a la ley de la oferta y la demanda. Todos conocemos ejemplos de caída de precios brutales en lonja, de 20 a 2 € por kilogramo, cuando se desembarcan de forma esporádica toneladas de róbalos. El dicho “es mejor prevenir que curar” es muy apropiado al caso de la lubina y esperemos que así se proceda por parte de todos los sectores implicados -administración, pesca comercial, pesca deportiva, grupos ecologistas y la sociedad en general- para conseguir que su explotación sea sostenible.

(1) _ ICES (2014) considera que si no se toman medidas urgentes, el stock de lubina silvestre en el Mar del Norte, Canal, Mar Celta y Mar de Irlanda puede caer desde el máximo registrado en los últimos 30 años (16.000 toneladas en 2010) a menos de 5.000 toneladas en 2016. Por debajo de las 5.000 toneladas la capacidad reproductiva de esta población se vería severamente limitada y el riesgo de colapso sería muy elevado.(2) _ Se considera que el 25% de la extracción en Francia y UK es debida a pesca deportiva. Francia cuenta con 1,3 millones de pescadores que realizan 9 millones de desplazamientos al año y gastan 530 millones de euros en equipo, viajes y barcos. UK cuenta con 900.000 pescadores que invierten 1,6 billones de € en pesca deportiva, la cual mantiene unos 10.400 puestos de trabajo equivalentes. (3) _ La Comisión UE ha solicitado asesoramiento científico sobre las dos poblaciones de lubina del sur, en aguas ibéricas y el golfo de Vizcaya antes de proponer medidas de protección, como aumentar el tamaño mínimo legal a 42 cm. 

8 comentarios:

  1. Tenemos que luchar todos juntos por el futuro de la población de lubina. Y con ello, el futuro de nuestro deporte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo Alex.
      Nos vemos en las trincheras
      Saludos

      Eliminar
  2. alli empezará una nueva era para nuestro sector y para especies tan castigadas como la lubina, sl2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería una gran noticia Vitu. Espero que de la reunión salgan las bases de esa nueva era.
      Saludos

      Eliminar
  3. Por desgracia hay mucho "mata-peces", que no pescador deportivo, que ha acuñado el termino "lubina de ración" como si el mar fuese la pescadería de Eroski y que considera que una lubina de 27-28 cm. está madura para llevársela a casa.
    La verdad es que últimamente encuentro mas satisfacción en liberar una lubina de talla inferior a 46 cm. (el limite que me he marcado yo mismo) que en llevármela a casa. Y mas aun si la suelto en el morro de alguien que se las está llevando de 30 cm. Tal y como esta la cosa... pocas o ninguna me llevo para casa (la mujer empieza a dudar que realmente vaya a pescar)
    Animo y a ver si entre todos y con el ejemplo conseguimos que esto cambie un poco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas Roberto
      Muchos nos dedicamos a culpar a los profesionales de la escasez de lubinas pero como tú bien dices hay mucho mal llamado pescador deportivo que aún no se ha concienciado del mal que hace llevándose para casa las "lubinas de ración". En las rías esta actividad está haciendo estragos. Yo como tú disfruto de las sueltas y hace mucho, mucho tiempo que no me llevo para casa una lubina que no tenga capacidad de reproducirse.
      Te animo a seguir dando ejemplo. Pronto llegara tu trofeo y podrás compartir con tu mujer y familia un buen róbalo en la mesa
      Saludos

      Eliminar
    2. Hola de nuevo David, efectivamente lo fácil es echar la culpa a los demás y con aplicar la frase "es que como no salen mas grandes..." Si nos llevamos a casa las lubinillas de 300 gr. difícil va a ser que el día de mañana podamos pescarlas cuando tengan un kilo.
      Este verano he visto autenticas escabechinas en el puerto de Santoña, tanto por parte de los deportivos como por parte de los "profesionales" desde las bordas de sus barcos con aparejos de mano.
      En fin, seguiremos practicando con el ejemplo para que al menos mis hijos y los que puedan acompañarme a pescar tomen conciencia de la situación.
      un abrazo y mil gracias por tu estupendo blog

      Eliminar
    3. Gracias a tí por tus comentarios y tú ejemplo.
      Saludos y buena pesca

      Eliminar